Mitos sobre las puertas automáticas para garaje

Un mito es que las puertas son peligrosas
Tabla de contenidos
Tiempo de lectura: 2 minutos

Existen ciertos mitos relacionados con las puestas automáticas para garaje, pero lo cierto es que muchos de esos argumentos tienen un fundamento erróneo. En este artículo hablaremos sobre los más comunes.

 

Las puertas automáticas se atoran fácilmente

Este es uno de los mitos más usuales, pero lo cierto es que este problema se puede presentar por una mala instalación y sobretodo por la falta de mantenimiento de la unidad. En muchos de los casos, con una revisión y mantenimiento periódico es posible resolver el problema fácilmente. Es importante que en el proceso de manutención se busque mantener las fotoceldas antiaplaste limpias y las guías libres de cualquier componente externo u obstáculo que dañe su funcionamiento. Esto puede mantener el buen estado de la puerta.

Las puertas son peligrosas para los niños y las mascotas

Con el paso del tiempo, la tecnología que se implementa en los equipos ha mejorado demasiado; existen muchos modelos que cuentan con sensores de seguridad que pueden detectar cualquier obstáculo en su paso y se detienen en ese mismo momento, o revierten su operación y vuelven a abrir. Esto es fundamental para evitar accidentes. Otra función que podemos llegar a encontrar es que, al detectar cualquier tipo de presión, la maniobra se revierta para liberar lo que haya quedado atrapado en medio de ambas puerta o en la hoja que cierra.

banner elige puerta ideal

El consumo de energía es alto, así como su precio

Estos son dos de los factores que más se cuestionan las personas que tienen planeado implementar este tipo de tecnologías, pero realmente se ha demostrado que existen opciones muy asequibles o baratas para el consumidor. Con relación a la energía consumida, las puertas automáticas están diseñadas para aprovechar la electricidad de manera eficiente; por ejemplo, hay motores “brushless” que eliminan las escobillas y el consumo de voltaje en alerta (apagado y funcionando) puede ser mucho menor en comparación a otros modelos.

Son vulnerables a accesos no autorizados

Existe una gran creencia de que los motores pueden ser hackeados fácilmente, pero en la actualidad, muchos modelos ya utilizan medidas de seguridad avanzada, por ejemplo, sistemas de cifrado o autenticación. La mayoría de los receptores modernos, tienen sistemas de código cambiante o rilante, no código fijo, o fijo pero con encriptación; lo que significa que, sin el control original, es casi imposible vulnerar el funcionamiento automático de la puerta.

En Ortega Puertas Automáticas contamos con especialistas en instalación, mantenimiento y reparación de entradas automáticas para evitar este tipo de complicaciones. Así mismo fabricamos puertas de fierro y puertas de lámina. Contáctanos ahora al teléfono 722 327 7005, a través del botón de WhatsApp o por medio de nuestro formulario de contacto. Nuestros asesores resolverán tus dudas con gusto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *